15 enero 2011

LA VERDAD DE SORAY M. (2008). Cyrus Nowrasteh. Drama.

Cuando en octubre pasado un amigo me invitó al preestreno de La verdad de Soraya M. en Sevilla, me lo dejó suficientemente claro: "Te advierto que es bastante dura. Está basada en hechos reales y trata de una lapidación". Y es que la puesta en escena es realista hasta el extremo de dejar aplastado al espectador en la butaca. ¡Dios mío, cuánta crueldad! ¿Cómo es posible que el ser humano sea capaz de tratar de ese modo a sus semejantes? ¿Cómo puede instrumentalizarse la religión de esa manera? ¿Cómo se puede ser cómplice o callar ante tamaña injusticia? Muchas preguntas que requieren respuesta. Y esa es la misión fundamental de esta película, plantear interrogantes y empujar a la reflexión. Porque no creo que nadie se acomode delante de la pantalla buscando pasar un buen rato con este film salvo, claro está, que nos encontremos ante un espectador seriamente despistado.

La verdad de Soraya M. es una película muy valiente, que no se anda con contemplaciones y muestra una realidad que, por desgracia, todavía existe en ciertos países. Por ello la recomiendo abiertamente a quien, suficientemente advertido, decida aproximarse a otra forma de ver la vida. Esto siempre enriquece, especialmente, cuando se contempla cómo en todas partes, junto al mal, crece el bien, y surgen personas valientes, audaces, insobornables y decididas a jugarse la vida en defensa de la verdad y la justicia. Además, me gustaría llamar la atención sobre un aspecto sobre el que creo conviene reflexionar: el mal, frecuentemente necesita de la complicidad o pasividad de los "buenos" para desplegar sus efectos; hay que reaccionar, hay que sacudirse la comodidad y el miedo y enarbolar la bandera de la libertad y la justicia.


KAPUYEH, IRAN - Zahara es una mujer con un secreto que no puede ni quiere guardar. Cuando  el periodista franco-iraní Freidoune Sahebjam llega fortuitamente a su aldea, ella tiene la oportunidad de revelarle lo que el resto de habitantes trata de ocultar al mundo. Soraya, una dulce y alegre joven es víctima de una terrible conspiración capitaneada por su marido, que la acusa de adulterio. Este hecho es considerado como un crimen por la Sharia, el severo código de las leyes del integrismo islámico, que condena con una de las más terribles sentencias: la lapidación. Es a la vez una fábula clásica del bien y del mal y un inspirador tributo para todos aquellos que luchan contra la injusticia a lo largo y ancho del mundo. CINEMANET.

No hay comentarios:

Publicar un comentario