12 febrero 2011

CINDERELLA MAN (2005). Ron Howard. Drama deportivo. Jóvenes. ****


En plena gran depresión, cuando América sufría una de las más devastadoras crisis económicas de su historia, surgió un héroe al que la multitud aclamaba enfervorecida a su paso… Un héroe que demostró al mundo de lo que es capaz un hombre por obtener una segunda oportunidad para él y su familia. Ese héroe popular fue James J. Braddock, también conocido como "Cinderella Man", que se convirtió en una de las leyendas más sorprendentes y modélicas de la historia del deporte. 

A comienzos de los años 30, este boxeador retirado se sentía igual de inútil, vencido y desafortunado que el resto de la población americana. Como muchos otros, Braddock había tocado fondo. Su carrera estaba acabada, no podía hacer frente a sus deudas y para colmo, su familia, lo único que le importaba en esta vida, corría serio peligro. Así fue como se vio obligado a recurrir a la caridad pública. Pero en lo profundo de su ser, Jim Braddock nunca se rindió. Gracias al amor, al honor y a grandes dosis de coraje, consiguió hacer realidad un sueño a todas luces imposible. Con el fin de ayudar a su familia, Braddock decidió darse la última oportunidad y regresar al cuadrilátero. 

Nadie daba un duro por él. A pesar de ello, este hombre normal y corriente, honesto, buen padre de familia, y desempleado, se convirtió en un deportista mítico, abanderado de las esperanzas y los sueños de los más desfavorecidos.


No es éste un film de boxeo, o no exclusivamente, aunque el clímax lo constituya un largo combate con aires de epopeya. Trata sobre todo de los esfuerzos de un hombre sin cualificación profesional por sacar adelante a los suyos. Las adversidades podrían hundirle en la miseria, pero conserva siempre la dignidad y la esperanza, no pierde el sentido moral, cuida la educación de sus hijos. Mantiene las amistades, y cultiva otras nuevas. JMA, Cine Fórum 2006 (Cie Dossat).

Historia de amor y sentido épico, sencilla, narrada correctamente al estilo clásico, con excelentes interpretaciones. Una cuidada fotografía encuentra en la oscuridad el medio para reflejar la desesperación de una sociedad que supo levantarse por un ideal. Los combates están filmados con agilidad y vigor, dejando ver la crudeza del castigo inflingido pero más aún la resistencia y el resurgir del hombre convertido en símbolo del pueblo americano, que superó la crisis del 29 con trabajo y tenacidad. J.R. Chico, La Butaca.

Comentario

El protagonista indiscutible de la historia es Jim Braddock, al que da vida en la pantalla un solvente Russell Crowe. Es tal la fuerza de este personaje que consigue eclipsar al resto, a pesar del indudable interés que despiertan algunos de ellos, como su mujer o Joe, su leal amigo y mánager. Se podría hablar largo y tendido de las cualidades humanas de este hombre, pero me conformo con resaltar un detalle y dejar para los lectores el resto. Me estoy refiriendo a su inquebrantable honradez, de la que bastan dos ejemplos: cuando devuelve el embutido que había robado su hijo -al que de paso de una lección inolvidable-, y la restitución del subsidio público cuando cambia su suerte.

Temas de interés: Gran Depresión, pobreza, desempleo, dignidad humana, unidad familiar, educación de los hijos, deportes de riesgo, esperanza, fortaleza, audacia, honradez, afabilidad, humildad, amistad, justicia social, solidaridad, civilidad, fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario