25 marzo 2011

ENCONTRARÁS DRAGONES (2010). Roland Joffé. Drama biográfico. Jóvenes. ****.

Encontrarás dragones es una historia de amor y de heroísmo que se desarrolla en medio de un ambiente dominado por los celos, el odio y la violencia; una historia de vidas apasionadas en un tiempo apasionante; un drama desgarrador que muestra cómo el perdón puede romper las cadenas del pasado.

Coincidiendo con el XXV aniversario de su película La Misión, Roland Joffé, ganador de la Palma de Oro en Cannes y nominado dos veces al Óscar de la Academia (además de La Misión, dirigió Los Gritos del Silencio y La ciudad de la alegría), ha escrito y dirigido una película apasionante cuya acción se inicia en 1911, se desarrolla en durante la Guerra Civil española (1936-1939) y concluye en el año 1982. La película trata de las malas relaciones de un periodista español, Roberto Torres (Dougray Scott) con su padre, que se enfrenta a la muerte precisamente cuando Roberto está investigando una serie de sucesos relacionados con el pasado de su familia.

Cuando Roberto Torres (Dougray Scott), un periodista que vive en Londres, visita España en 1982 para hacer una serie de investigaciones sobre el Opus Dei, institución sobre la que piensa escribir un libro, se encuentra con un muro. Su más preciada fuente de información, su padre, Manolo Torres (Wes Bentley), se resiste a contarle la dolorosa historia que le relaciona con el Fundador, Josemaría Escrivá (Charlie Cox)...


A la calidad de un espectacular diseño de producción (en la trastienda hay tres ganadores de Oscar que recrean un arco temporal de 80 años, usando un presupuesto de 26 millones de euros), a la hermosa factura de la cinta (la fotografía y el montaje son muy buenos, la música de Warbeck es eficaz) se suma un reparto solvente con actores muy bien dirigidos. Joffé y su equipo -porque el cine es un trabajo de equipo, para bien y para mal- han logrado una gran película, conmovedora y apasionada, pensada para un público muy amplio. Una historia matizada, sin prejuicios, contada por un inglés de 66 años, judío, de izquierdas y agnóstico, que te da algo que no esperas. Fila Siete.

Roland Joffé... Vuelve a alzar el vuelo con este arriesgado film, que aborda la figura de un personaje histórico, el fundador del Opus Dei, cuya vida discurre paralela a la de otro personaje creado para la ocasión, Manolo Torres, que habría sido buen amigo de la infancia. Tal recurso y el de la indagación periodística sirven para deslizarse del presente al pasado, y reflexionar sobre las distintas reacciones que se pueden dar a las situaciones duras que trae consigo la vida. Pueden entonces alzarse los "dragones" -feliz y hermosa expresión de Joffé, destinada a perdurar en el imaginario colectivo- que conducen a una espiral de odio y violencia, o ser dominados éstos por una respuesta basada en el amor y el perdón, respaldada por las convicciones religiosas... El film supone el regreso estelar de Joffé, que narra una historia muy humana, intensa y emocionante. Decine21.


Me ha gustado Encontrarás dragones. Además, en versión original subtitulada, he podido disfrutar del excelente trabajo de todos los actores, entre los que brilla especialmente Charlie Cox. Estoy convencido de que nadie que se acerque a esta película desprovisto de prejuicios quedará defraudado. Se podrá discutir si estamos ante una obra notable o sobresaliente, pero es difícil cuestionar la calidad de su factura. Nada desentona. Hay esmero en el guión, en la cuidada ambientación, en la fotografía, en el vestuario, en la música, en el reparto, en la planificación, en el ritmo y en la humanidad de los conflictos que plantea. La historia tiene ingredientes como para gustar a un amplio espectro de público; hay acción, aventura, tensión, romance, drama, venganza, perdón, rencor, amor... Todo esto realizado con un encomiable respeto del trasfondo histórico. Nos descubrimos ante Joffé por su enfoque sobre la Guerra Civil, desprovisto de prejuicios ideológicos y centrado en el aspecto humano de la contienda. Y qué decir de la honestidad con que trata al joven Jose María Escrivá. Es cierto que recurre a personajes y situaciones puramente ficticias, pero lo hace al servicio de la historia cinematográfica, para dotarla de atractivo visual, y sin que ello implique traicionar en lo sustancial la verdad histórica. En suma, una película que merece la pena, que se recordará durante mucho tiempo, que emociona, entretiene, engancha... y hace pensar. Una película que hace atractivo el bien, el perdón, la reconciliación, la lealtad, el sacrificio y el amor. CineCine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario