18 marzo 2011

UNA HISTORIA VERDADERA (1999). David Lynch. Drama. Jóvenes.

Basada en un hecho real ocurrido en 1994, protagonizado por un anciano de 73 años, Alvin Straight, que viajó desde Laurens, Iowa, a Mt. Zion en Wisconsin, montado en su cortadora John Deere. Alvin decide iniciar este viaje para reencontrarse con su hermano que se encuentra gravemente enfermo y con el que no se habla desde hace más de diez años. Dada su falta de visión y la escasez de dinero decide hacer él mismo el recorrido en su cortadora de césped. Un trayecto de cientos de kilómetros que Lavin tardó más de seis semanas en realizar. Cinemanet.

Alvin es un viejo al que la vida le ha enseñado a separar el grano de la paja, a dar importancia a lo que realmente la tiene. La misma testarudez que le ha llevado a romper con su hermano por orgullo –“Ira, vanidad y alcohol; una historia tan vieja como la Biblia. Caín y Abel”, según sus palabras– le lleva ahora a emprender esta odisea de reconciliación. En ese periplo, Alvin se irá encontrando con toda una galería de personajes, que contribuirán a que conozcamos mejor su propia historia y personalidad. Todos ellos están necesitados de comprensión y reflejan el mismo mundo del espectador, también con sus mellas y heridas. En todos los casos, siempre humanidad, siempre comprensión y solidaridad, siempre una mirada de afecto y de sencillez para aprender a vivir y a descubrir lo que los otros llevan dentro. No hay voluntad de adoctrinamiento ni mensajes morales, sino humanidad, emotividad contenida que no cae en la sensiblería… y un cine de primera magnitud. La Mirada de Ulises.


Una historia tan cotidiana, tan sencilla y tan plagada de bondad que hace honor al adjetivo verdadera de su título. A lo largo de su arduo periplo -Alvin- podrá hacer partícipes de su capacidad de comprensión y de su creciente paz interior a todo tipo de personas. Durante su viaje redentor, el anciano, además de tragarse poco a poco su orgullo, descubre que la auténtica rebeldía, la verdadera juventud y lo único que vale la pena es amar a los demás con todas las consecuencias. JJ. Martín (Cine Fórum 2001, CiE Dossat).

Más información en Decine21.

2 comentarios:

  1. Hermosa pelicula la he visto ya dos veces, es algo que ocurre mas habitualmente de lo que parece, espero poder encontrar esa felicidad mi nombre es orlando y uno de mis hermanos se llama david, no nos hablamos hace mas de 2 años, el orllugo es una tonteria al igual que la vanidad, espero pueda resolver esta situacion asi como lo hizo alvin.

    ResponderEliminar
  2. Espero que lo consigas. Ánimo, que con cariño y perdón todo es posible

    ResponderEliminar