11 noviembre 2011

Más allá del deber (2001). David L. Cunningham. Bélico. Jóvenes. ***. DVD.

Película ambientada en la II Guerra Mundial, de temática muy similar a El puente sobre el río Kwai. También aquí vemos a un grupo de prisioneros aliados obligados a trabajar, en condiciones inhumanas, en el trazado de un ferrocarril a través de la jungla de Burma (Thailandia). La galería de personajes es una completa radiografía de la actitud humana ante el sufrimiento y la injusticia. Nos centraremos en cinco de ellos.

Dusti tiene profundas convicciones religiosas y sentido trascendente de la vida. Lo vemos rezar y guiarse por el Evangelio en diferentes situaciones. Es un hombre coherente en el que se funden fe y vida. Encarna como ningún otro personaje el mandamiento del amor, llegando hasta el extremo de dar su vida por los demás. Siempre partidario de la conciliación, sin renegar de sus principios, se preocupa eficazmente del prójimo, cuidando de aquellos que más lo necesitan, sin acepción de personas y con total olvido de sí. Es fuerte y generoso.

Ernest es un joven idealista, que sueña con ser profesor, a quien la guerra y sus consecuencias -injusticia, crueldad, desprecio de la vida ajena, sufrimiento, dolor, desesperanza…- sumen en la perplejidad. No obstante, tras unos ligeros titubeos, reacciona con nobleza y se aplica, no sin asumir riesgos, a la noble tarea de dar clases a los colegas que lo deseen. Comienza hablándoles de Platón y la justicia, lo que provoca un cambio radical en el “alumnado”. Les abre nuevos horizontes y, a partir de ese momento, comienzan a mirar con nuevos ojos a todo lo que ocurre alrededor. Recuperan la esperanza y la dignidad perdida, hasta el punto de comportarse con compasión ante el enemigo. Insustituible labor, la de este joven, que con su comportamiento descubre que la heroicidad está más próxima del perdón y la compasión, que de la violencia y la venganza.


Interesante personaje el que encarna Kiefer Sutherland, yanki, un soldado americano preocupado sólo de sí mismo que, en contacto con Dusti y Ernest, experimenta una llamativa transformación. Del egoísmo inicial hasta declararse culpable de un robo que no había cometido, para salvar a los demás, hay un largo trecho en el que juegan un papel crucial las personas con las que se relaciona. El ejemplo, el evangelio hecho vida, es la mejor escuela y el mayor estímulo. El Mayor Campbell es, probablemente, el protagonista más atormentado. Su reacción violenta ante la injusticia lo empuja a la sinrazón, aunque al final parece que reacciona, y llora abrazado a su mayor enemigo.

Por último, el teniente Ito, un oficial japonés cuyo inhumano código de honor –“un hombre pesa menos que una pluma”-, es el mejor caldo de cultivo para un comportamiento cruel y amargado. En el fondo, es una víctima más de un sistema de valores desligado de la ley natural. En definitiva, Más allá del deber, es una película cuya completa y bien desarrollada galería de personajes, la convierten en un valioso instrumento pedagógico para analizar las diferentes actitudes humanas ante el sufrimiento y la injusticia, y también las consecuencias de las decisiones libremente aceptadas. CineCine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario