09 marzo 2012

ARRUGAS (2011). Ignacio Ferreras. Animación. Jóvenes-adultos. ***.

Llevamos años hablando de la animación española. Hemos visto películas interesantes. Pues bien, Arrugas supone un importante salto de ca­lidad. Basada en un cómic del reconocido dibu­jante Paco Roca, la película del debutan­te Ignacio Ferreras cuenta la vida de una residencia geriátrica apoyada en un guión modélico en el que hay nostalgia, so­ledad, sentido del humor y pulso narrati­vo. Una deliciosa película de dibujos pa­ra mayores, de las que hace pensar, que de­ja a los personajes en silencio, que sabe apro­vechar una animación ingeniosa. los personajes y los fondos tienen limitaciones pero se aprovechan al máximo todos los elementos. Fila Siete.

Basado en la aclamada historieta gráfica de Paco Roca —Premio Nacional de Cómic 2008—, este largometraje de animación 2D se ha colado entre los finalistas a los premios Annie —los más prestigiosos de los dibujos animados—, y entre los 18 finalistas previos a las nominaciones para el Oscar. Lo mejor del filme es su guión, que adapta al universo de la animación una tragicomedia emotiva y entrañable en torno a la amistad, la vejez, el alzheimer, los cuidados paliativos y la muerte. Hay algún apunte grosero en torno al sexo, y la religión brilla por su ausencia, lo que resta un poco de veracidad a la trama. J.J.M. Pantalla Grande.

El principal valor del film es que se estrenan pocas cintas sobre residencias de ancianos, y divulga una realidad apenas tratada en el cine, y mucho menos desde el punto de vista de los que van a vivir en una. Y lo hace con extrema sensibilidad hasta el punto de que el final acaba resultando bastante emotivo. Además, trata con enorme inteligencia temas de gran calado, como la tentación del suicidio en casos de gravedad extrema, el valor del cariño hacia enfermos que no pueden comunicarse, el recurso a la evasión para sobrellevar la tristeza, y sobre todo la necesidad de amistad en los momentos difíciles. DeCine21.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada